El presidente

Los Gobiernos Parroquiales Rurales de Los Ríos somos el nivel de gobierno autónomo descentralizado más cercano a la población del sector rural, a sus necesidades, sus culturas, sus identidades, recursos naturales y en especial a sus anhelos de desarrollo armónico, equitativo y justo. Por lo que asumo este compromiso junto a mi compañera Marisol Galarza Bastidas como un verdadero reto de nuestra administración 2014-2016

 

Somos un nivel de gobierno construido, dinamizado desde la participación y organización comunitaria; cimentado sobre claros principios de justicia, equidad, honestidad y solidaridad; con la decisión y capacidad de trabajar articuladamente con los otros niveles de gobierno, organizaciones públicas o privadas.

Como gobiernos autónomos descentralizados, el mandato de los Gobiernos Parroquiales Rurales es liderar pero de manera participativa y honesta el desarrollo local; dirigirlo, encabezarlo, lo que comprende planificar, organizar y controlar junto a la ciudadanía.

Sin permitir intromisiones, los gobiernos parroquiales tenemos que coordinar con los otros niveles de gobierno los planes de desarrollo y articularlos al "Plan Nacional del Buen Vivir" que es el norte común de todos.

Nuestro enemigo común, el que tenemos que enfrentar todos los niveles de gobierno es la pobreza, la migración y, para derrotarlas hay que sumar esfuerzos, articular y complementar acciones entre todas las instancias públicas o privadas para lograr un mayor impacto en nuestras iniciativas institucionales.

Es un error pensar que los gobiernos parroquiales como un nuevo nivel de gobierno con competencias exclusivas y de ejecución, somos competidores, contrincantes y que estemos quitando recursos a los gobiernos municipales y provinciales. Nuestra meta es la misma, el desarrollo local integral y sustentable, la lucha contra la pobreza y la marginación.

Las cosas que nos unen son más que las que nos dividen. A todos los niveles de gobierno nos une el Sistema Nacional Descentralizado de Planificación, el Consejo Nacional de Competencias, el Código de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización, COOTAD.

La descentralización no termina en la Constitución y el COOTAD. Dentro de las competencias concurrentes están las que más inciden en la lucha contra la pobreza: las competencias de salud y educación y estas tienen que descentralizarse. Si  un gobierno parroquial a horas de distancia de la municipalidad puede hacer mejor la recolección de su basura, el mantenimiento de sus sistemas de agua, alcantarillado y el control de su territorio, por qué no entregarle estas competencias, como efectivamente algunos municipios ya lo han hecho?

Hay que avanzar en la descentralización y delegación entre los niveles de gobierno autónomos descentralizados aplicando los criterios constitucionales de subsidiaridad, complementariedad, definiendo quién puede hace mejor las cosas en esta lucha contra la pobreza y a favor del desarrollo.

Nosotros trabajamos para enaltecer a nuestra maravillosa Patria y, con esa vocación junto a nuestra gente y apoyo de la mayoría de municipios, consejos provinciales y varias organizaciones internacionales hemos logrado abaratar la construcción de aulas, bordillos, letrinas, caninos vecinales, acometidas de agua. Hemos emprendido en proyectos de saneamiento ambiental, microempresas, programas de asistencia médica y seguridad alimentaria.

Reitero, mi gratitud a todos mis compañeros de los gobiernos Parroquiales Rurales. Me siento honrado por el entusiasmo, compromiso y calidad con la que trabajan en beneficio del país.

 

En nuestra administración aspiramos a fomentar la unidad y el fortalecimiento institucional de ASOGOPAR LR y llegar siempre con un mensaje de hermandad y fortaleza para nuestra ruralidad.

!! Viva la ruralidad !!

Javier Diaz Moreno

Presidente Instancia Territorial Desconcentrada del CONAGOPARE-LR